Jata yoga

Hatha yoga tradicional

Mientras la respiración está contenida en el cuerpo, la mente está en calma. Mientras la mirada esté en el entrecejo no hay peligro de muerte. Cuando todos los canales han sido purificados mediante la correcta realización de la contención de la respiración, el viento atraviesa fácilmente y entra en la abertura del Sushumna.Al final de la respiración-retención en kumbhaka, haz que la mente se libere del apoyo. Mediante la práctica del yoga se alcanza el estado de rajayoga[2].
El Hatha Yoga Pradipika presenta dos modelos contradictorios, uno que implica la detención del flujo de Bindu, el otro que implica a Kundalini y fomenta el flujo de Amrita, para explicar cómo el Hatha Yoga conduce a la inmortalidad, sin intentar armonizarlos[6].
El modelo anterior implica la manipulación de Bindu; gotea continuamente desde el centro lunar en la cabeza, cayendo a su destrucción bien en el fuego digestivo del vientre (el centro solar), o bien para ser eyaculado como semen, con el que se identificaba. La pérdida de Bindu provoca un debilitamiento progresivo y finalmente la muerte. En este modelo, Bindu debe conservarse, y los diversos mudras actúan para bloquear su paso por el nadi Sushumna, el canal central del cuerpo sutil[6].

Tipos de yoga

La postura se practicó a partir del siglo XVII en el hatha yoga con nombres como Narakasana, Kapalasana y Viparitakaranasana; su propósito como mudra era invertir el flujo descendente y la pérdida de la sustancia vital (amrita) mediante el uso de la gravedad[4].
Viparita Karani puede ser cualquier práctica en la que uno esté boca abajo. Esto puede incluir las asanas de la postura de los hombros (Sarvangasana), la postura de la cabeza (Sirsasana), o la postura de las manos (Adho Mukha Vrksasana). En el Hatha Yoga Pradipika, como en la mayoría de los textos clásicos de haṭha yoga, Viparita Karani aparece como un mudra,[5] lo que significa que su propósito es dirigir la energía o kundalini hacia arriba dentro del cuerpo, utilizando la acción de la gravedad sobre el cuerpo invertido,[6] a diferencia de las asanas que se utilizan en el Hatha Yoga Pradipika para crear estabilidad[7].
En el Yoga Iyengar, la postura, también llamada «Postura de las piernas en la pared»,[9] se describe como «una práctica de descanso, en la que el cuerpo se invierte sin esfuerzo», y la parte inferior de la espalda y las nalgas se apoyan en un montón de mantas, mientras que las piernas se apoyan en una pared, ya sea juntas o se dejan caer hacia fuera en una postura a horcajadas[2].

Orígenes del hatha yoga

La base del Ashtanga yoga son los Yoga sutras (versos sánscritos) de Patanjali. Consideraremos los diferentes aspectos del yoga permaneciendo bajo los principios rectores del Yoga de Patanjali (Ashtanga yoga). El Asana, el Pranayama, el Dharana, el Dhyan y el Samadhi o el Yama y el Niyama son descritos sistemáticamente por Patanjali en sus Sutras (versos) sánscritos.
El término Hatha Yoga se ha utilizado comúnmente para describir la práctica de asana (posturas). La sílaba «ha» denota la fuerza pránica (vital) que gobierna el cuerpo físico y «tha» denota la fuerza chitta (mental), lo que convierte al Hatha Yoga en un catalizador para el despertar de las dos energías que gobiernan nuestras vidas. Más correctamente, las técnicas descritas en el Hatha Yoga armonizan y purifican los sistemas corporales y enfocan la mente en preparación para prácticas más avanzadas de chakra y kundalini.
El sistema de Hatha Yoga incluye asana junto con los seis shatkarmas (técnicas de desintoxicación física y mental), mudras y bandhas (técnicas de liberación de energía psicofisiológica) y Pranayama (prácticas de despertar pránico). La afinación de la personalidad humana en niveles cada vez más sutiles conduce a estados superiores de conciencia y meditación.

Cómo hacer hatha yoga

Ha y tha, el sol y la luna, se refieren a las dos corrientes opuestas que regulan todos los procesos de nuestro cuerpo. No hay nada misterioso en ello porque cualquier cosa en nuestro universo existe debido a una carga positiva y negativa. El Hatha Yoga, el Raja Yoga y el Kriya Yoga se ocupan específicamente de la intención de obtener el control sobre el flujo de estas corrientes vitales.
El Hatha Yoga es conocido por las asanas o posturas. Se cree que al perfeccionar el cuerpo, crear una condición física saludable y elevar la Kundalini (energía latente) hacia arriba a lo largo de la columna vertebral, el cuerpo se prepara mejor para el despertar yóguico. Los primeros efectos que se sienten suelen ser la mejora de la salud y el fortalecimiento del sistema nervioso. Algunos Hatha Yoguis pueden incluso demostrar control sobre los órganos internos, el flujo sanguíneo y la respiración. Se ha demostrado la capacidad de algunos yoguis de detener por completo la respiración y los latidos del corazón durante un periodo de tiempo en el laboratorio.
Raja Yoga significa realeza y a veces se le llama la corona del Hatha Yoga. El Raja añade concentración después de que el cuerpo y la mente se hayan limpiado y entrenado para permanecer tranquilos y atentos. La mejora en nuestro poder de concentración, como resultado del Raja Yoga, mueve toda nuestra atención hacia la fuente de nuestro Ser para convertirnos en ese Ser. El Raja Yoga es un sistema completo, también denominado Ashtanga Yoga por los ocho (ashta) miembros (anga) en los que se apoya el sistema.