5 elementos naturales

Qué son los elementos

Muchas filosofías antiguas de todo el mundo clasifican la composición del Universo en 5 elementos: Tierra, Agua, Fuego, Aire y Éter (Espacio). También se les llama «Panch Mahabhoot». El conocimiento de estos cinco elementos nos ayuda a comprender las leyes de la naturaleza.
Cada uno de los cinco elementos representa un estado de la materia en la naturaleza. La materia sólida se clasifica como el elemento «Tierra». El agua es todo lo que es líquido. El aire es todo lo que es un gas. El fuego es la parte de la naturaleza que transforma un estado de la materia en otro. El éter es la madre de los demás elementos y es la base de las experiencias espirituales superiores.
Toda la creación está formada por los cinco elementos en diferentes proporciones. El cuerpo humano también es el producto de estos 5 elementos en diferentes proporciones. 72% de agua, 12% de tierra, 6% de aire, 4% de fuego y el resto es Éter. Normalmente, los porcentajes de los cuatro primeros elementos permanecen constantes, pero el porcentaje de Éter puede aumentar. Cada elemento es responsable de diferentes estructuras del cuerpo.

Importancia de los cinco elementos de la naturaleza

Estas diferentes culturas e incluso filósofos individuales tenían explicaciones muy variadas sobre sus atributos y cómo se relacionaban con los fenómenos observables, así como con la cosmología. A veces estas teorías se solapaban con la mitología y se personificaban en deidades. Algunas de estas interpretaciones incluían el atomismo (la idea de porciones de materia muy pequeñas e indivisibles), pero otras interpretaciones consideraban que los elementos eran divisibles en trozos infinitamente pequeños sin cambiar su naturaleza.
Mientras que la clasificación del mundo material en la antigua India, el Egipto helenístico y la antigua Grecia en Aire, Tierra, Fuego y Agua era más filosófica, durante el Siglo de Oro islámico los científicos medievales de Oriente Medio utilizaron la observación práctica y experimental para clasificar los materiales[3] En Europa, el concepto de la antigua Grecia, ideado por Empédocles, evolucionó hacia el sistema de Aristóteles, que evolucionó ligeramente hacia el sistema medieval, que por primera vez en Europa fue objeto de verificación experimental en el siglo XVII, durante la Revolución Científica.

Oxígeno

Todo en la naturaleza está compuesto por cinco elementos básicos: tierra, agua, fuego, aire y espacio. El conocimiento de los cinco elementos permite al yogui comprender las leyes de la naturaleza y utilizar el yoga para alcanzar mayor salud, poder, conocimiento, sabiduría y felicidad. Esto surge de una profunda intuición sobre el funcionamiento del universo.
El conocimiento de los cinco elementos es un prerrequisito esencial para una práctica de yoga más avanzada porque los elementos forman el mundo en el que vivimos y la estructura de nuestro cuerpo-mente. Todas las prácticas de yoga trabajan con los cinco elementos, lo sepamos o no. El conocimiento de los elementos (tattwas) es también la base de la terapia del yoga y del Ayurveda, la medicina tradicional india. Trabajando conscientemente con los elementos, aprendemos a alcanzar y mantener la salud y también a disfrutar conscientemente de una vida larga y plena basada en la conciencia superior.
El fuego es la parte de la naturaleza que transforma un estado de la materia en otro. Por ejemplo, el fuego transforma el estado sólido del agua (hielo) en agua líquida y luego en su estado gaseoso (vapor). Al retirar el fuego se recrea el estado sólido. El fuego es venerado en muchos rituales yóguicos y tántricos porque es el medio por el que podemos purificar, potenciar y controlar los otros estados de la materia.

Carbono

La mayoría de las acciones y efectos logrados mediante el uso de la magia pueden dividirse y clasificarse en un dominio Elemental, que indica la región de influencia. Los siete Elementos son Naturaleza, Agua, Fuego, Tierra, Luz, Oscuridad y Espíritu.
Los Elementos Físicos, como su nombre indica, gobiernan los reinos de la naturaleza y el mundo físico, y tienen poca o ninguna influencia en los tipos de encantamiento más mentales, psicológicos o similares. La naturaleza, el agua, el fuego y la tierra son los cuatro elementos físicos.
A lo largo de la larga y enrevesada historia de la magia, los usuarios han intentado a menudo demostrar que ciertos Elementos son superiores o inferiores a otros; así, se han establecido muchas y variadas jerarquías. Sin embargo, a principios del siglo XXVI, los estudios superológicos han demostrado que tales jerarquías son muy cuestionables en cuanto a su autenticidad o fiabilidad. Posteriormente, persiste el argumento de que no puede establecerse ninguna medida definitiva de superioridad o inferioridad mientras siga habiendo una cantidad asombrosa de factores externos, lo que hace imposible calcular realmente el valor o el poder de un elemento determinado.