Los cuatro vedas

Atharva veda

El Atharvaveda se denomina a veces el «Veda de las fórmulas mágicas»,[4] una descripción considerada incorrecta por otros eruditos[10] En contraste con la «religión hierática» de los otros tres Vedas, se dice que el Atharvaveda representa una «religión popular», incorporando no sólo fórmulas para la magia, sino también los rituales diarios para la iniciación en el aprendizaje (upanayana), el matrimonio y los funerales. Los rituales reales y los deberes de los sacerdotes de la corte también están incluidos en el Atharvaveda[11].
El Atharvaveda fue probablemente compilado como un Veda contemporáneo al Samaveda y al Yajurveda, o alrededor de 1200 a.C. – 1000 a.C.[2][12] Junto con la capa de texto Samhita, el Atharvaveda incluye un texto Brahmana, y una capa final del texto que cubre las especulaciones filosóficas. La última capa del texto Atharvaveda incluye tres Upanishads principales, influyentes en varias escuelas de filosofía hindú. Estos incluyen el Mundaka Upanishad, el Mandukya Upanishad y el Prashna Upanishad[13][14].
La antigua tradición india reconocía inicialmente sólo tres Vedas[9][19] El Rigveda, el verso 3.12.9.1 del Taittiriya Brahmana, el verso 5.32-33 del Aitareya Brahmana y otros textos de la época védica mencionan sólo tres Vedas[6] La aceptación de los himnos Atharvanas y las prácticas populares tradicionales fue lenta, y se aceptó como otro Veda mucho más tarde que los tres primeros, tanto por las tradiciones ortodoxas como por las heterodoxas de las filosofías indias. Los primeros textos budistas Nikaya, por ejemplo, no reconocen al Atharvaveda como el cuarto Veda, y sólo hacen referencia a tres Vedas[20][21] Olson afirma que la aceptación definitiva del Atharvaveda como el cuarto Veda se produjo probablemente en la segunda mitad del primer milenio antes de Cristo[19]. [19] Sin embargo, señala Max Muller, los himnos del Atharvaveda ya existían en la época en que se completó el Chandogya Upanishad (~700 a.C.), pero entonces se denominaban «himnos del Atharvangirasah»[22].

Los cuatro vedas del momento

El Yajurveda (700-300 a.C.) ha sido tratado en un tratado llamado Mundo Hindú, donde se describe como el segundo Veda, compilado principalmente a partir de himnos Rig-vedicos, pero que muestra una considerable desviación del texto Rig-vedico original. También tiene pasajes en prosa de fecha posterior. El Yajur-veda, al igual que el Sama-veda samhita (colección), introduce un entorno geográfico diferente al del Rig-veda. Ya no se trata del Indo y sus afluentes, sino de las zonas de los ríos Satlej, Jamna y Ganges.
El Yajur-veda representa una transición entre el periodo espontáneo y de culto libre del Rig-veda y el posterior periodo brahmánico, cuando el ritualismo se había establecido firmemente. Se trata de un manual sacerdotal, organizado en forma litúrgica para la realización de sacrificios (yaja), como su nombre indica. Encarna las fórmulas de sacrificio en su totalidad, prescribe reglas para la construcción de altares, para los sacrificios de luna nueva y luna llena, el rajasuya, el asvamedha y los sacrificios de soma. Se insistió en la estricta observancia del ceremonial en cada detalle, y las desviaciones llevaron a la formación de nuevas escuelas, existiendo más de cien escuelas yajur-vedicas en la época de Patanjali (200 a.C.). Gran parte de la literatura sakha surgió de las variantes de los textos yajur-vedicos.

Arthashast…

Los Vedas (/veɪdəz, ˈviː-/;[4] IAST: vedaḥ, sánscrito: वेदः, lit. ‘conocimiento’) son un amplio conjunto de textos religiosos originados en la antigua India. Compuestos en sánscrito védico, los textos constituyen la capa más antigua de la literatura sánscrita y las escrituras más antiguas del hinduismo[5][6][7].
Hay cuatro Vedas: el Rigveda, el Yajurveda, el Samaveda y el Atharvaveda[8][9] Cada Veda tiene cuatro subdivisiones: los Samhitas (mantras y bendiciones), los Aranyakas (textos sobre rituales, ceremonias, sacrificios y sacrificios simbólicos), los Brahmanas (comentarios sobre rituales, ceremonias y sacrificios) y los Upanishads (textos sobre meditación, filosofía y conocimiento espiritual). [Algunos estudiosos añaden una quinta categoría: los Upasanas (adoración)[12][13] Los textos de los Upanishads discuten ideas afines a las tradiciones sramana heterodoxas[14].
Los Vedas se han transmitido oralmente desde el segundo milenio a.C. con la ayuda de elaboradas técnicas mnemotécnicas[22][23][24] Los mantras, la parte más antigua de los Vedas, se recitan en la época moderna por su fonología más que por la semántica, y se consideran «ritmos primordiales de la creación», que preceden a las formas a las que se refieren[25] Al recitarlos se regenera el cosmos, «avivando y nutriendo las formas de la creación en su base»[25].

Vedas

Se cree que el Namda se originó alrededor del siglo XI, bajo el reinado de Akbar, el gran emperador mogol. Según los registros históricos, Akbar ordenó que se proveyera de una cubierta adecuada a su caballo, que sufría un fuerte frío. Como respuesta, un anciano se puso en pie y expuso sus ideas. Se llamaba Nubi y solía coser en la lana dibujos multicolores y exquisitos. Por lo tanto, ofreció sus servicios de fieltro al emperador y, como resultado, nació el fieltro de lana, que desde entonces se ha convertido en una forma de artesanía de clase mundial que sigue asombrando a la gente hasta el día de hoy. La habilidad de la fabricación de Namda, fue introducida en Cachemira por el santo sufí Shah- e- Hamdan, que llegó con el noble propósito de proporcionar una fuente de ingresos a los cachemires. La fabricación de namda sigue siendo una fuente de ingresos para una gran parte de la población de Cachemira.
Cuando los pantalones de algodón dejaron de ser un tejido suficientemente duradero, los franceses decidieron crear un tipo de tejido diferente: un tejido de sarga que incluye un hilo azul y otro blanco. Esto vino a ser conocido como el infame denim. El denim recibe su nombre de Serge de Nimes, una pequeña ciudad de Francia, donde se cree que se originó este tejido. Se especula sobre la razón real de su origen. Algunos creen que se hizo para los mineros, y que se fabricó durante la fiebre del oro de California (década de 1800), cuando miles de hombres llegaron a América, para encontrar tesoros en las arenas rocosas.