Tecnicas de meditacion

Practicar el mindfulne… 75 esencial…

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La meditación es una práctica ampliamente recomendada para mejorar la salud, y con razón. Proporciona muchos beneficios positivos, desde la reducción de los síntomas del estrés hasta el alivio de dolencias físicas como los dolores de cabeza e incluso la mejora de la inmunidad a las enfermedades.  Entre los beneficios para la salud y el hecho de que es gratuita y requiere tan sólo cinco minutos, es fácil ver por qué la meditación se ha convertido en un complemento popular de la medicina convencional.
Los investigadores suelen clasificar las técnicas de meditación en dos categorías diferentes: concentrativas y no concentrativas. Las técnicas concentrativas implican centrarse en un objeto concreto que suele estar fuera de uno mismo, como la llama de una vela, el sonido de un instrumento o un mantra. Por otro lado, la meditación no concentrativa puede incluir un enfoque más amplio, como los sonidos del entorno, los estados internos del cuerpo e incluso la propia respiración. Hay que tener en cuenta que estas técnicas pueden solaparse: la meditación puede ser tanto concentrativa como no concentrativa.

Ver más

«En la tradición budista, la palabra ‘meditación’ equivale a una palabra como ‘deporte’ en EE.UU. Es una familia de actividades, no una sola cosa», dijo el director del laboratorio de neurociencia de la Universidad de Wisconsin, el doctor Richard J. Davidson, a The New York Times. Y las diferentes prácticas de meditación requieren diferentes habilidades mentales.
Es extremadamente difícil para un principiante sentarse durante horas y no pensar en nada o tener una «mente vacía». Tenemos algunas herramientas, como un DVD de meditación para principiantes o una diadema que detecta el cerebro, para ayudarte en este proceso cuando estás empezando a aprender a meditar de la mejor manera. En general, la forma más fácil de empezar a meditar es concentrarse en la respiración. Un ejemplo de uno de los enfoques más comunes de la meditación es la concentración.
La meditación de concentración implica centrarse en un solo punto. Puede consistir en seguir la respiración, repetir una sola palabra o mantra, mirar fijamente la llama de una vela, escuchar un gong repetitivo o contar las cuentas de un mala. Dado que centrar la mente es un reto, un principiante puede meditar sólo unos minutos y luego ir aumentando la duración.

El milagro de la atención plena

La meditación diaria -la práctica de permanecer presente y atento durante un periodo de tiempo limitado- puede tener numerosos beneficios para nuestra salud mental y física. Sin embargo, muchos de nosotros no meditamos todos los días porque estamos demasiado ocupados o simplemente no nos apetece hacerlo. ¿Te resulta familiar?
Sin embargo, lo que ocurre con la meditación es que experimentamos beneficios aún mayores cuando repetimos la práctica con frecuencia y constancia. Encontrar un tiempo cada día para meditar -incluso una breve meditación diaria- es mejor que no meditar en absoluto. A continuación te ofrecemos información y consejos prácticos para ayudarte a convertir la meditación en parte de tu rutina habitual.
Cuando meditamos, podemos mejorar nuestra concentración y la toma de decisiones y disminuir nuestros sentimientos de miedo y estrés. El resultado: al cambiar fundamentalmente la forma en que nos relacionamos con nuestros pensamientos y sentimientos, podemos reducir la intensidad de las emociones que tienden a apoderarse de nosotros y, en última instancia, experimentar una mayor sensación de calma, claridad y concentración en nuestras vidas.
No hay manera de evitarlo: crear un hábito regular puede ayudar a desbloquear aún más beneficios de la meditación. De hecho, las investigaciones demuestran que la frecuencia es incluso más importante que la duración, es decir, que meditar 10 minutos al día, siete días a la semana es más beneficioso que 70 minutos un día a la semana.

Comentarios

«Algunas personas se quejan de tener que dedicar tiempo a su día», dice Atman Smith, que enseña meditación a comunidades desfavorecidas de Baltimore. «Pero la práctica es importante. Es una herramienta que puedes utilizar para volver al presente en situaciones de estrés».
Pero no debemos dejar de ser conscientes cuando dejamos de meditar. «El propósito de la meditación de atención plena es llegar a ser consciente en todas las partes de nuestra vida, de modo que estemos despiertos, presentes y con el corazón abierto en todo lo que hacemos», dijo Tara Brach, una popular profesora de meditación con sede cerca de Washington, D.C. «No sólo cuando estamos sentados en el cojín».
La meditación de atención plena no consiste en dejar vagar los pensamientos. Pero tampoco se trata de intentar vaciar la mente. En cambio, la práctica consiste en prestar mucha atención al momento presente -especialmente a nuestros propios pensamientos, emociones y sensaciones-, sea lo que sea lo que esté ocurriendo.
Además de las instrucciones básicas de meditación, hemos recopilado meditaciones guiadas para algunos ejercicios populares, como el escaneo del cuerpo, la meditación a pie y la alimentación consciente. «Cada una de las prácticas de atención plena aplicadas da vida a una experiencia que, de otro modo, podría ser más automática», afirma Brach.